jump to navigation

Puzzle Quest: Challenge of the Warlords [Mi Juego Favorito] 11 julio, 2011

Posted by José M. Saucedo in Videojuegos.
Tags: , , ,
trackback

No sé que fue lo que ocurrió en la historia del PSP pero, de pronto, se hizo costumbre mediática atacarlo como si ésta no tuviera juegos trascedentes o cuyas opciones fueran seriamente desaprovechadas, aun cuando muchos de los esfuerzos que se vieron en el sistema podían superar, sin broncas, a las entregas que se vieron en otras consolas disponibles en su momento, tanto portátiles como de casa. Dentro de esa selección de juegos, al menos en la mía, sólo hay uno que ha logrado impactar tanto mis recuerdos con la consola portátil de Sony, como también mi historia como videojugador y de paso, establecer un punto de comparación para todo aquel juego “adictivo” que llegue a mis manos. Puzzle Quest: Challenge of the Warlords llegó como un mero capricho que compré en el bazar Lomas Verdes nada más porque amigos en los medios Norteamericanos y algunos de México me decían que era muy bueno; pero cuando la recomendación también comenzó a llegar a través de páginas web alrededor del mundo, la curiosidad por este título aparentemente raro me ganó y me hice de él sabiendo únicamente que su propuesta era la un híbrido entre los RPG clásicos norteamericanos con un reto de juntar tres piececitas para borrarlas de un tablero…

Definitivamente no sabía en que me estaba metiendo cuando comencé el juego, una noche de jueves por ahí de las diez y media de la noche. Después de seleccionar a tu personaje según su clase, sexo y raza, comienzas una historia genérica en la que, tras una ingenua sesión de clases para enseñarte el modo de juego, comienzas a explorar la región a tu alrededor cumpliendo las encomiendas de tus señores, tu familia y maestros. Cada misión consiste simplemente en ir a un punto del mapa y enfrentarte a una o varias criaturas en un tablero que tiene al centro gemas de colores distintos; cada vez que unes tres o más gemas de un mismo color, éstas desaparecen y generan una reacción en cadena que pueden hacer desaparecer más gemas o darte un turno extra. Cada grupo de gemas, según su color, te dan puntos de energía con los cuales puedes activar hechizos o ataques especiales para hacerle daño a tu enemigo y el reto se acaba cuando logras vencerlo o éste te vence a ti.

Aunque expliqué la dinámica básica del juego de una manera simple, al menos para alguien que pasó tanto tiempo jugándolo, la realidad de Puzzle Quest: Challenge of the Warlords es otra mucho muy distinta, ya que armas, armaduras, afinidad a cierto tipo de gemas según tu clase, habilidades especiales de los objetos que encuentras, la diferente y variada forma que tienen los enemigos para defenderse y un sinfín de elementos mucho más complejos (que la verdad me da hueva describir aquí pero que tienen que ver con estadísticas típicas de un RPG), le dieron un valor agregado tan alto al juego que hacían cada pelea única, sin importar cuantas veces la repitieras. Todo lo anterior se suma a una historia simple pero con personajes interesantes y un concepto que iba mucho más allá de su complicada definición hicieron que el juego dejara de ser un mero pasatiempo para convertirse en una adicción, un vicio tan grande que mi primera sesión con el juego acabó el viernes siguiente por ahí de las ocho y media de la mañana, y porque tenía que irme al trabajo.

Decir que no dormiste por estar jugando un juego es algo común para el videojugador promedio, pero el vicio de esta producción no sólo llegó al punto de que advertí a mucha gente con gustos similares de que no se acercara a él a menos de que estuviera dispuesta quedar atrapado en el vicio, sino que no sólo me hice y acabé las versiones que se lanzaron del juego para PlayStation 2 y Wii, sino que un buen amigo completó la colección la versión para Nintendo DS y contagie de la fiebre por el título a mi pareja en ese momento gracias a la versión para Xbox Live Arcade. De hecho, la versión de Puzzle Quest: Challenge of the Warlords que salió en el bazar de Xbox Live no sólo fue el primer juego del que saque todos sus logros, sino que también fue el primero del que me hice de su contenido descargable adicional en el momento en el que salió para tener la historia completa y todos sus logros.

El éxito de esta producción generó muchos otros títulos similares, una secuela y una versión cuya historia se ubicaba en el espacio y no en un mundo de calabozos y dragones, pero ninguno logró lo que hizo esta primera y muy superior entrega, cuya versión para PSP no sólo es la mejor, sino que también es, por mucho, Mi Juego Favorito.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: